La búsqueda del desarrollo profesional: ¡Todo lo que necesitas saber!

La búsqueda del desarrollo profesional: ¡Todo lo que necesitas saber!

El desarrollo profesional es uno de los objetivos que todos soñamos lograr, ¡Aquí encontrarás todos los elementos que necesitas para hacerlo!

Para casi todas las profesiones, el desarrollo profesional es sinónimo de autorrealización y éxito. ¡Y no es para sorprenderse! Después de todo, triunfar en el competitivo mercado laboral actual es algo digno de admirar, que conlleva un gran esfuerzo y una mente decidida.

¿Te gustaría alcanzar ese punto? De ser así, es momento de que establezcas un plan de acción sólido que te lleve hacia tus objetivos e incremente tu potencial como profesionista.

Y es que todo progreso está antecedido de un proyecto con bases y lineamientos claros, y una guía maestra que, en este caso, es el plan de desarrollo profesional.

¡Veamos de qué trata!

Plan de desarrollo profesional

Imaginar el futuro y planificarlo es una tarea compleja que, de por sí, conlleva mucha incertidumbre y te obliga a considerar factores externos que, muchas veces, ni siquiera conoces muy bien.

Por ese motivo, es importante que tomes en cuenta tu desarrollo profesional como un proyecto de negocios que debe conceptualizarse de forma realista y sobre elementos sólidos.

Solo así tendrás un punto de partida y un claro camino a seguir, que marque un antes y un después en tu vida como profesionista.

Dicho esto, a continuación, te explicaremos todos los aspectos que debes tener presente para elaborar un plan de desarrollo profesional viable, efectivo y preciso.

Autoanalízate

Todo proyecto personal comienza con un profundo análisis interno; algo que es mucho más complicado de lo que parece.

Para desarrollar este paso de manera precisa, es importante adoptar una visión crítica, analítica y lógica sobre patrones de comportamiento, conductas y, sobre todo, competencias que tienes como profesional.

Como tu foco será el desarrollo de tu carrera, es importante que tu evaluación se centre en los siguientes aspectos:

1. Habilidades innatas

Se trata de aquellas habilidades que siempre has tenido, aquellas que puedes valorar como un don natural.

Este tipo de virtudes forman parte de tu esencia y, aunque no las pongas en práctica habitualmente, te resulta sencillo sacarlas a la luz y aprovecharlas.

2. Habilidades adquiridas

Estas habilidades, en cambio, son las aprendidas. Entre ellas se encuentran muchas de las competencias que adquiriste a raíz del estudio de una carrera universitaria.

Es por ello que están asociadas al conocimiento y al aprendizaje académico y laboral. Básicamente, son las habilidades técnicas.

3. Miedos, temores o preocupaciones

Dentro de todo plan de desarrollo profesional se deben identificar aquellas situaciones y escenarios que generan miedo o temor y, por lo tanto, se quieren evitar a toda costa.

Un ejemplo de esto puede ser permanecer dentro de una organización que no ofrezca oportunidades de ascenso y crecimiento y, a la vez, no disfrutar de otras alternativas u ofertas de trabajo.

4. Debilidades

Si en tu actual trabajo has notado que compañeros de tu departamento o área profesional poseen ciertas habilidades o potenciales que aún no has adquirido, puedes considerar la falta de las mismas como tus principales debilidades.

¡No te preocupes! Todo licenciado tiene puntos débiles. Simplemente debes identificarlos para luego trabajar en mejorar aquellas áreas en que no eres experto o no tienes un rendimiento óptimo.

5. Diferenciales

Así como todo profesionista tiene debilidades, también cuenta con características y aptitudes que lo diferencian de la gran mayoría y le permiten destacar en ciertos renglones.

Procesar rápidamente la información, tener poder de convencimiento o prever escenarios futuros de manera precisa pueden ser algunas de ellas.

6. Preferencias

La experiencia profesional de los últimos años y meses te ha permitido conocer muy bien el campo en el que te desenvuelves. Es por eso que ya estás listo para determinar cuáles son aquellas áreas específicas que verdaderamente te apasionan y consideras tu vocación.

Recuerda que las empresas cada vez buscan más especialistas en campos particulares de la industria, por lo que, si identificas el ramo que más te gusta, puede ser una muy buena idea dedicarte a eso por completo.

7. Define objetivos y metas

Conocerte mejor a ti mismo es un gran comienzo que a la vez te permitirá determinar a dónde quieres llegar.

Precisamente, todos los objetivos tienes que plasmarlos dentro de tu plan de desarrollo profesional, pues ellos marcarán el horizonte de tus acciones, estrategias y esfuerzos.

Para que puedas mantener el foco en cada meta, es importante que estas sean realistas y, sobre todo, que determines un lapso de tiempo aproximado para alcanzarlas.

Con esto no queremos decir que los objetivos que elijas deben ser modestos. Al contrario, puedes aspirar a grandes cosas, como aprovechar tus conocimientos para emprender un negocio que te apasiona o acceder a uno de los empleos mejor pagados en México.

Lo importante es que estos sueños estén alineados al perfil profesional que tienes y a las áreas en que te especializas.

Estrategias para acelerar el desarrollo profesional

Llegamos a la parte más importante y extensa de un plan de desarrollo profesional y de este material en general: las diferentes estrategias y acciones que te permitirán conseguir tus objetivos.

Las mismas dependen de tus metas, características y el campo profesional en el que te desenvuelves, así como del entorno y las amenazas y oportunidades que conlleva.

Sin embargo, existen ciertas estrategias para alcanzar el desarrollo profesional que te conviene aplicar, independientemente de cuál sea tu profesión.

¿Estás preparado para conocer 7 de ellas? Entonces, ¡sigue leyendo!

1. Haz networking

¿Sabes qué es el networking y por qué lo necesitas? Se trata de una poderosa estrategia, capaz de ayudarte a construir una red de contactos profesionales y laborales.

El objetivo de establecer estos contactos es que, en el futuro cercano, alguno de ellos puede servir como conexión hacia una atractiva oportunidad laboral o de negocios.

Para llevar a cabo una estrategia de networking de forma efectiva tienes que ser socialmente abierto. Conocer nuevas personas, establecer relaciones más cercanas con tus compañeros de trabajo y, en general, compartir qué haces te puede resultar de gran ayuda.

En la actualidad, este proceso puede tener un gran alcance, ya que las redes sociales son una plataforma ideal para llevarlos a cabo.

Si haces pequeños cambios a tus cuentas en redes sociales, dándoles un aire corporativo, se pueden convertir en un imán de colegas, contactos y propuestas comerciales o laborales.

Entre las diferentes redes sociales, LinkedIn destaca cuando se trata de hacer networking, pues es una comunidad social orientada a profesionales, negocios y trabajadores.

Los perfiles de esta plataforma suelen ser netamente corporativos. Entre otras cosas, incentiva a que compartas información sobre tu experiencia laboral y las destrezas adquiridas.

2. Cursa un posgrado

Si te preguntas qué acciones puedes tomar para tener un mejor empleo, cursar un posgrado es una de las mejores respuestas.

Lógicamente, al incrementar tu nivel de capacitación impulsarás tu desarrollo profesional y le darás un gran atractivo a tu currículo.

Uno de los grandes beneficios de este tipo de programas académicos es que te pueden ayudar a especializarte aún más en un área determinada de tu carrera.

También, tienen el potencial de ampliar tus conocimientos sobre un campo profesional particular. Es decir, te ayudarán a aprender cosas que no conocías sobre un ramo específico de tu área y volverte un especialista en eso.

Todo esto demuestra que los posgrados te colocarán en un nuevo nivel como profesionista. Gracias a ellos, podrás adquirir un perfil gerencial, que te permita aspirar a los cargos más relevantes.

También, un posgrado te permitirá incrementar tu credibilidad como profesional para desempeñar labores de forma independiente y determinar precios beneficiosos por tus servicios.

Incluso, al brindar conocimientos gerenciales y enfocarse en enseñar un perfil de liderazgo a los profesionales, los posgrados son una alternativa de capacitación ideal para aquellos que tienen proyectos empresariales propios y desean expandirlos.

3. Aprovecha los programas de capacitación de tu empresa

Es importante que siempre valores los posgrados como la mejor alternativa de capacitación para un profesional, pero eso no quiere decir que debas dejar a un lado otras opciones y oportunidades.

A la par que realizas un posgrado, puedes aprovechar los programas internos de capacitación de la empresa en que trabajas, como diplomados en línea y cursos intensivos.

Si bien este tipo de capacitaciones no son tan amplias, fortalecerán tus competencias para las labores específicas que conlleva tu cargo laboral.

De esta manera podrás destacar y aspirar a ascensos o a mejoras salariales.

Además, todos los aprendizajes adquiridos nutrirán tu perfil profesional, lo cual te ayudará a conseguir nuevas y mejores oportunidades de trabajo.

Entre los cursos o diplomados internos más valiosos, se encuentran aquellos enfocados en la actualización de conocimientos profesionales, que te ayudarán a comprender cómo ha evolucionado tu campo laboral a raíz de la transformación digital y los avances tecnológicos.

4. Agenda tus días

Es normal que la rutina te absorba y sientas que no tienes tiempo para realizar actividades y estrategias que incentiven tu desarrollo profesional, como cursar un posgrado o hacer networking.

Por ese motivo, es importante que te preguntes “¿cómo administrar mi tiempo?”. Y es que hacerlo de la forma correcta puede considerarse una de las acciones que permiten el crecimiento de un profesionista.

La correcta administración del tiempo parte de la creación de una agenda. De esa forma sabrás cuáles responsabilidades y actividades tendrás cada día antes de que los mismos lleguen.

A la hora de organizar una agenda es importante distribuir lapsos de tiempo para diferentes actividades y establecer prioridades. Si tu misión es construir un futuro prometedor como profesional, tendrás que hacer sacrificios al momento de jerarquizar.

Entre otras cosas, actividades como el trabajo y la capacitación deben ocupar la gran mayoría de tus horas, limitando el tiempo libre, hobbies y diferentes formas de esparcimiento.

Sumado a esto, contar con una agenda te permitirá destacar en el trabajo. Si la sigues al pie de la letra, serás puntual, cumplirás con todas tus asignaciones a tiempo y nunca olvidarás acudir a una junta o llamar a un cliente.

Si emprendes la aventura de cursar un posgrado, guiarte por una agenda también te resultará de gran ayuda. Conocer la fecha de entrega de proyectos y trabajos, estar al tanto de las jornadas de clases y saber en qué días serán los exámenes más importantes impulsará tu rendimiento.

Por suerte, seguir una agenda en la actualidad no es tan complicado. Guardarla en tu teléfono móvil te permitirá visualizarla siempre que lo necesites e, incluso, tendrás la posibilidad de crear notificaciones y alarmas.

5. Identifica algún modelo a seguir

Un modelo, en el ámbito profesional, es alguien que te inspira y que te muestra cómo es posible sobresalir y diferenciarse.

Con esto no queremos decir que debas copiar a otro profesional, sino que es una muy buena idea fijarte en personas exitosas e intentar construir historias de éxito similares con tus habilidades y características.

Por ese motivo, evalúa muy bien el mundo profesional en el que te desenvuelves e identifica a aquellos licenciados que son un gran ejemplo a seguir.

Te sorprenderá saber que muchos de ellos empezaron desde cero y debieron sortear múltiples dificultades para poder alcanzar el éxito profesional y personal.

¡Que te inspiren a creer que tú también serás capaz de hacerlo!

6. “Ve la milla extra”

En el mundo del liderazgo y las organizaciones empresariales, “ir la milla extra” (o “go the extra mile” como se le conoce en Estados Unidos) es un concepto que hace referencia a dar o hacer más de lo estrictamente necesario y obligatorio.

Si bien es importante mantener un equilibrio entre tu vida personal y familiar, y las actividades orientadas al desarrollo profesional, siempre es posible ofrecer un extra en actividades como el trabajo y los estudios.

Seguir esta filosofía te ayudará a sobresalir en estos ámbitos y, en consecuencia, a disfrutar de las mejores oportunidades y beneficios.

Por supuesto, el concepto de la “milla extra” es un principio que también puedes trasladar y aplicar en tu vida diaria como ciudadano, hijo, amigo y demás.

7. Aprende un segundo idioma

En el globalizado mercado profesional, dominar un segundo idioma dejó de ser un lujo y se convirtió en una necesidad competitiva.

Principalmente, aprender inglés te puede abrir muchas puertas, ya que es el idioma más utilizado en plataformas, medios digitales y el mundo de los negocios.

Además, el principal socio comercial de México, Estados Unidos, es un país anglosajón. Poder comunicarte con clientes y aliados de esa nación le dará un gran atractivo a tu currículo.

Estados Unidos es, particularmente, una gran fuente de proveedores para la industria y el comercio mexicano. De acuerdo a Merca20.com, el 46,4 % de las importaciones de 2017 procedieron del país vecino, mientras que el 16,6 % de China, el 4,3 % de Japón y el 3,9 % de Alemania.

Evalúa el plan constantemente

Para finalizar esta lista de aspectos más relevantes de un plan de desarrollo profesional, es importante destacar la importancia de la evaluación y el análisis.

Analiza el alcance de tus acciones y estrategias y determina qué tanto has avanzado hacia el cumplimiento de tus diferentes objetivos.

Es por eso que, como explicamos anteriormente, es importante fijar un lapso estimado de tiempo para alcanzarlas.

La gran ventaja de evaluar tu plan constantemente y la forma en que se desarrolla, es que podrás realizar ajustes y cambios a tiempo.

¡Bien! Ahora que sabes cuál es el camino más organizado y viable para alcanzar el desarrollo profesional, así como también las diferentes acciones y estrategias que te ayudarán a hacerlo, es importante que te enfoques en desarrollar cualidades y virtudes que conforman a un licenciado exitoso.

¡Acompáñanos!

Desarrolla el perfil de un profesional exitoso

Si quieres alcanzar el desarrollo profesional que siempre has anhelado, es momento de que definas una lista de características, virtudes y valores de una persona exitosa y te enfoques en adquirir y fortalecer aquellas que consideras no tener aún en suficiente medida.

¿Cuáles son estas aptitudes o habilidades? ¡Enseguida explicaremos 5 de ellas!

1. Capacidad de liderazgo

Un profesional exitoso es aquel que tiene la capacidad de ser un líder constructivo, eficiente y estratégico.

En el mundo empresarial, ser un líder no se trata solo de dar órdenes, sino de crear estructuras de trabajo efectivas y fomentar ambientes laborales en el que todos los miembros se sientan a gusto, motivados y comprometidos.

En el caso de la vida diaria, un líder es quien asume las tareas más complicadas, está dispuesto a organizar a grupos de personas y siempre da la cara ante cualquier problema.

Si desarrollas esta potencialidad y, además, adquieres experiencias académicas de calidad, tendrás las puertas abiertas a oportunidades de gran importancia y prestigio.

2. Capacidad de trabajo en equipo

El trabajo en equipo y el liderazgo van de la mano. Ocupar cargos ejecutivos y gerenciales no es sinónimo de delegar y esperar que las cosas funciones por sí solas.

Si quieres alcanzar el éxito profesional y escalar a elevadas posiciones, es necesario que sepas combinar tus talentos, conocimientos y cualidades con el valor y la perspectiva que puedan darte otros miembros del equipo de trabajo.

Las organizaciones más exitosas son aquellas en las que todos sus miembros ponen a su disposición lo mejor de sí en busca de un bien común.

3. Proactividad

La proactividad es uno de esos términos que parece estar de moda, pero la realidad es que siempre ha sido un elemento indispensable en el mundo profesional, sobre todo en aquellos que tienen la responsabilidad de gestionar organizaciones y equipos de trabajo.

Este concepto hace referencia a la capacidad anticipatoria ante problemas y dificultades, así como a la disposición para resolverlas en lapsos oportunos una vez se presentan.

La proactividad también está relacionada con la adaptabilidad a los cambios, algo más que necesario en medio del vertiginoso avance tecnológico del mundo de hoy y el constante surgimiento de nuevas tendencias.

4. Inclinación por la tecnología

Adaptarse o morir. Quizás suene un poco exagerada esta frase, pero si la tomamos de manera metafórica y analizamos su esencia, sin duda tiene mucho sentido.

En las últimas décadas, el ejercicio de las profesiones ha cambiado mucho. Hoy los profesionales cuentan con diferentes recursos y herramientas tecnológicas que mitigan las cargas de trabajo y, a la vez, exigen mayor capacidad de observación, planeación, análisis y toma de decisiones.

Debido a esto, si quieres alcanzar el desarrollo profesional en esta época, debes preocuparte por familiarizarte cada vez más con la tecnología y valorarla realmente como una mano amiga y facilitadora de diferentes actividades.

5. Responsabilidad social

El verdadero éxito también radica en dejar un legado y aporte positivo para la sociedad y el entorno en general.

Como profesional, gerente o empresario, es importante que desarrolles el sentido de la responsabilidad social.

Este concepto trata del compromiso y obligación que debemos tener con los demás, como parte de una sociedad en la cual las acciones de cada uno repercuten en la vida de los otros.

Un profesional con responsabilidad social, por ejemplo, ejerce sus labores de forma ética y no aprovecha privilegios, cargos u oportunidades para favorecerse a sí mismo de manera poco transparente y violando determinados códigos civiles e, incluso, leyes.

También, especialmente si ocupa cargos de gerencia, se preocupa porque las actividades operativas de la organización en que se desenvuelve no afecten de manera sustancial la calidad de vida de las comunidades ni atenten contra el medio ambiente.

Incluso, ayudar de forma directa a terceros e impulsar programas sociales forma parte de la responsabilidad en el mundo empresarial.

¡Muy bien! Ya sabes cuáles son 5 de las características que te conviene adquirir o fortalecer para impulsar tu desarrollo profesional. Además, también conoces las diferentes estrategias que te pueden impulsar hacia mejores oportunidades laborales y, en consecuencia, mayores ingresos.

Y es que el desarrollo profesional está directamente relacionado con un mejor estilo de vida, incremento de poder adquisitivo y la posibilidad de construir un patrimonio.

La buena noticia es que un profesional siempre tiene la oportunidad de conseguir todos estos beneficios.

Haberte esforzado por obtener un título universitario te colocó en una posición privilegiada, en la cual cada una de las acciones positivas que tomes te permitirán escalar posiciones y acumular logros.

¿Te pareció interesante este artículo? Sin duda, el tema abordado en este material es muy importante, así que aún tienes muchas cosas que aprender.

¿Te pareció interesante este artículo? ¿Tienes alguna duda o te gustaría agregar algo? Entonces, ¡no olvides dejarnos un comentario!

Lo más reciente